RAPIFEN

4344 | Laboratorio JANSSEN CILAG

Descripción

Principio Activo: Alfentanilo,
Acción Terapéutica: Anestésicos

Composición

Cada ml contiene: clorhidrato de alfentanil 0,544mg (equivalente a 0,5mg de alfentanil base).

Presentación

Env. con 5 amp. de 2ml.

Indicaciones

Está contraindicado en pacientes con conocida intolerancia a la droga o a otros morfinomiméticos.

Dosificación

Se recomienda como agente inductor de anestesia, analgésico narcótico en anestesia general así como en anestesia regional y tanto para procedimientos quirúrgicos cortos (inyección en bolo) como prolongados (bolo, suplementado con incrementos o por infusión). Debido a su corta y rápida duración de acción, es particularmente apto como analgésico narcótico para procedimientos cortos y cirugía ambulatoria, pero también como un suplemento analgésico en procedimientos de mediana y larga duración, ya que períodos de estimulación muy dolorosos pueden ser fácilmente resueltos mediante pequeños incrementos de RAPIFEN® o adaptando la velocidad de infusión. La dosis debería individualizarse de acuerdo con la edad, peso corporal, estado físico, patologías subyacentes, uso de otras drogas y tipo de cirugía y anestesia a ser usada. La dosis inicial de RAPIFEN® debería reducirse en personas de edad avanzada y en pacientes debilitados. En niños debería incrementarse. Debería considerarse el efecto de la dosis inicial en la determinación de dosis suplementarias. Para evitar la aparición de bradicardia, se recomienda administrar una dosis intravenosa baja de un anticolinérgico justo antes de la inducción. Para uso como agente inductor:una dosis intravenosa en bolo ?120mg/kg (17ml/70kg) induce hipnosis y analgesia mientras mantiene una buena estabilidad cardiovascular en pacientes con adecuada relajación muscular. Para uso en procedimientos cortos y en pacientes ambulatorios:en pequeñas dosis, es sumamente útil en cirugía menor, en aquellos procedimientos cortos pero muy dolorosos y para uso en pacientes ambulatorios, con el quirófano provisto de un buen equipo de monitoreo. Una dosis intravenosa en bolo de 7 a 15mg/kg (1 a 2ml/70kg) será suficiente para procedimientos con una duración inferior a los 10 minutos. Si la duración de la cirugía excediera los 10 minutos, deberán administrarse incrementos posteriores de 7 a 15mg/kg (1 a 2ml/70kg) cada 10 a 15 minutos o según necesidad. La respiración espontánea puede mantenerse en la mayoría de los casos cuando se inyecta lentamente una dosis de 7mg/kg (1ml/70kg) o menos; los incrementos sugeridos con esta técnica son de 3,5mg/kg (0,5ml/70kg). Es preferible no administrar benzodiazepinas a pacientes ambulatorios ya que estas drogas pueden prolongar el período de recuperación. En pacientes ambulatorios, una técnica preferencial consiste en administrar un anticolinérgico, un hipnótico de inducción de corta duración, RAPIFEN® y N2O/O2. Cuando se producen náuseas posoperatorias, son de corta duración y fácilmente controladas con medidas convencionales. Para uso en procedimientos de mediana duración:la dosis inicial en bolo intravenoso debería ser adaptada a la duración estimada del procedimiento quirúrgico de la siguiente manera:

Cuando la cirugía es más prolongada o más agresiva, la analgesia deberá mantenerse mediante: incrementos de 15mg/kg (2ml/70kg) cuando sean necesarios (para evitar la depresión respiratoria posquirúrgica, no se debe administrar durante los últimos 10 minutos de cirugía); o una infusión a una velocidad de 1mg/kg/min (0,14ml/70kg/min) hasta 5 a 10 minutos antes de terminar la cirugía. Los períodos de estímulos especialmente dolorosos pueden controlarse fácilmente mediante pequeños incrementos de la dosis o aumentando temporariamente la velocidad de infusión. Cuando RAPIFEN® se emplea sin N2O/O2u otro anestésico inhalatorio, se requiere una dosis de mantenimiento más alta. Para uso en procedimientos de larga duración:puede emplearse como el componente analgésico de la anestesia para procedimientos quirúrgicos de larga duración, especialmente cuando se indica una rápida extubación. Es posible mantener una analgesia óptima y estabilidad de las funciones autonómicas mediante una dosis intravenosa inicial, individualmente adaptada y variando luego la velocidad de infusión según la intensidad de los estímulos quirúrgicos y las reacciones de los pacientes.

Contraindicaciones

Está contraindicado en pacientes con conocida intolerancia a la droga o a otros morfinomiméticos.

Reacciones Adversas

Las reacciones adversas son aquellas que se asocian con los opioides intravenosos, por ejemplo, depresión respiratoria, apnea, rigidez muscular (la cual puede también involucrar los músculos torácicos), movimientos mioclónicos, bradicardia (transitoria), hipotensión, náuseas, vómitos y mareos. Otras reacciones adversas menos frecuentemente informadas son: laringospasmo, reacciones alérgicas (tales como anafilaxia, broncospasmo, urticaria) y asistolia; dado que varias drogas fueron administradas simultáneamente durante la anestesia, es incierta la existencia de una relación causal con la droga. En raros casos se ha observado recurrencia de depresión respiratoria después de la cirugía. Ver Precauciones.

Precauciones

Como con todos los opioides potentes la depresión respiratoria está relacionada con la dosis y puede revertirse mediante un antagonista narcótico específico (naloxona), sin embargo, pueden requerirse dosis adicionales del último dado que la depresión respiratoria puede persistir durante más tiempo que la duración de acción del antagonista opioide. La analgesia profunda se acompaña de depresión respiratoria marcada, la cual puede persistir o repetirse en el posoperatorio. Por lo tanto, los pacientes deberían mantenerse bajo un control adecuado. El equipo de resucitación y un antagonista narcótico deberían estas disponibles. La hiperventilación durante la anestesia puede alterar la respuesta del paciente al CO2, y de esa forma afectar la respiración en el posquirúrgico. La inducción de rigidez muscular, la cual puede también involucrar a los músculos torácicos puede producirse, pero puede ser controlada mediante las siguientes medidas: inyección IV lenta (habitualmente suficiente para bajas dosis), premedicación con benzodiazepinas y la administración de relajantes musculares. Pueden producirse movimientos (mio) clónicos no epilépticos. Puede producirse bradicardia y una posible asistolia si el paciente ha recibido una dosis insuficiente de anticolinérgicos, o cuando RAPIFEN® se combina con un relajante muscular no vagolítico. La bradicardia puede ser tratada con atropina. Los opioides pueden inducir hipotensión, especialmente en pacientes hipovolémicos, Se deberían tomar medidas adecuadas para mantener estable la presión arterial. El uso de inyecciones de opioides administradas en bolo rápido deberían evitarse en pacientes con compromiso intracerebral; en dichos pacientes el descenso transitorio de la presión arterial media ha estado ocasionalmente acompañado de una reducción de la presión de perfusión cerebral de corta duración. Los pacientes bajo tratamiento crónico con opioides o con antecedentes de abuso de opioides pueden requerir mayores dosis. Se recomienda reducir la dosis en personas de edad avanzada y en pacientes debilitados. Los opioides deberían ser titulados con precaución en pacientes con cualquiera de las siguientes patologías: hipertiroidismo no controlado; enfermedad pulmonar; reserva respiratoria disminuida; alcoholismo; daño en la función renal o hepática. Dichos pacientes también requieren un monitoreo posoperatorio prolongado. Interacciones:drogas tales como barbitúricos, benzodiazepinas, neurolépticos, gases halogénicos y otros, depresores del SNC no selectivos (alcohol) pueden potenciar la depresión respiratoria producida por los narcóticos. Cuando los pacientes hayan recibido dichas drogas, la dosis de RAPIFEN® requerida será menor de lo habitual. Asimismo, después de su administración, la dosis de otros depresores del SNC deberá reducirse. Ciertos inhibidores de las enzimas hepáticas tales como cimetidina y eritromicina inhiben el aclaramiento de alfentanil, y de esa forma aumentan el riesgo de depresión respiratoria prolongada o retrasada. Por lo tanto pueden requerirse menores dosis. Habitualmente se recomienda discontinuar los inhibidores de la MAO, dos semanas antes de cualquier procedimiento quirúrgico o anestésico. Sin embargo, varios informes describen el uso de fentanil, un opioide relacionado, durante procedimientos quirúrgicos o anestésicos en pacientes bajo tratamiento con inhibidores de la MAO sin haberse detectado acontecimientos. Embarazo y lactancia:a pesar de no haberse observado efectos teratogénicos o embriotóxicos agudos en animales de experimentación, los datos disponibles son insuficientes para evaluar algún efecto dañino en el hombre. Consecuentemente, es necesario considerar los posibles riesgos frente a los beneficios potenciales antes de administrar esta droga a pacientes embarazadas. No se recomienda la administración (IM o IV) durante el parto (incluyendo cesáreas), dado que RAPIFEN® atraviesa la barrera placentaria y porque el centro respiratorio fetal es particularmente sensible a los opioides. Si de todos modos se administrara, se deberá tener disponible un antídoto para el niño. RAPIFEN® puede encontrarse en la leche materna. Por lo tanto no se recomienda la lactancia hasta 24 horas después de su administración. Efectos sobre la capacidad de conducir u operar maquinarias:la conducción de automóviles y la operación de maquinarias sólo pueden reanudarse cuando haya pasado suficiente tiempo después de la administración de RAPIFEN®. Las reacciones individuales varían. En promedio, el paciente debería esperar 3 a 6 horas después de dosis de 1ml a 3ml y 12 a 24 horas después de dosis mayores e infusiones.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

Otros medicamentos de JANSSEN CILAG

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play