DEXAMETASONA SANDERSON

3983 | Laboratorio SANDERSON

Descripción

Principio Activo: Dexametasona,
Acción Terapéutica: Antialérgicos, antihist., corticoides asoc.

Composición

Cada ampolla de 1ml contiene: dexametasona sodio fosfato 5,2mg, (equivalente a 4mg de dexametasona base), excipientes cs. 1ml.

Presentación

Caja con 1 y 100 ampollas de 1ml.

Indicaciones

La dexametasona es usada en patologías como: lupus eritematoso sistémico, síndrome nefrótico con lesiones mínimas de cambio, poliarteritis nudosa, enfermedad de tipo conjuntivo de diferentes etiologías, arteritis temporal. También se emplea en: reacciones de hipersensibilidad a fármacos o sustancias químicas, reacciones transfusionales, picaduras de insectos, síndrome de Stevens-Johnson; reacciones agudas de rechazo de injertos o trasplantes. En reumatología, como terapia secundaria para administración a corto plazo en casos severos de artritis reumatoídea y osteoartritis reumática, sinovitis, espondilitis anquilopoyética, polimialgia reumática, carditis reumática aguda. En endocrinología: en insuficiencia adrenocortical primaria o secundaria y síndromes adrenogenitales, (sólo si es suplementada con terapia mineralo-corticoide); en cirugía, estrés severo o traumatismo en caso de función adrenocortical disminuida o dudosa. También se usa en el tratamiento de la anemia autoinmune hemolítica, inmuno-granulocitopenia ideopática (agranulocitosis), leucemia linfocítica aguda o crónica, leucemia mielocítica aguda, enfermedad de Hodgkin, mieloma múltiple, mieloma avanzado refractario a los agentes alquilantes; para tratamiento paliativo en estados terminales de enfermedad neoplásica. Se indica, además, en caso de edema cerebral, particularmente a los causados por tumores cerebrales, abscesos cerebrales e intervenciones neuroquirúrgicas.

Dosificación

Vía de administración:intramuscular, intravenosa, infusión intravenosa, intraarticular. Dosis usual para adultos y adolescentes:intraarticular, intralesional o inyección en tejidos blandos: de 0,2mg a 6mg de dexametasona (fosfato), repetidas a intervalos de 3 días a 3 semanas, si es necesario. Intramuscular o intravenosa:de 0,5mg a 9mg de dexametasona (fosfato) al día. Para edema cerebral: inicial: intravenosa, 10mg (fosfato) seguidos de 4mg (fosfato) administrados por vía intramuscular cada 6 horas, hasta que los síntomas desaparezcan. La dosificación puede ser disminuida luego de un período de 2 a 4 días, y retirarse gradualmente a lo largo de cinco a siete días, a menos que exista un tumor cerebral, el cual debe ser tratado antes de suspender el tratamiento con dexametasona. Mantenimiento (para tumores cerebrales recurrentes e inoperables): dosis inicial de 2mg de dexametasona (fosfato), vía intramuscular, 2 a 3 veces al día, luego ajustar la dosis de acuerdo a la respuesta del paciente. Shock:se utilizan los siguientes regímenes: intravenoso, una dosis inicial única de 20mg de dexametasona (fosfato), seguidos de 3mg de dexametasona (fosfato) por kg de peso corporal cada 24 horas mediante infusión intravenosa continua; o 2 a 6mg (fosfato) por kg de peso corporal por vía intravenosa, en una inyección única; o 40mg (fosfato) administrados por vía intravenosa, de una vez a intervalos de dos a seis horas, según necesidad; o 1mg (fosfato) por kg de peso corporal, por vía intravenosa, como inyección única. Prescripción límite usual para adultos:hasta 80mg al día. Dosis pediátrica usual:insuficiencia adrenocortical: 0,0233mg (fosfato) por kg de peso corporal o 0,67mg (fosfato) por m2 de superficie corporal día, (dividida en 3 dosis) cada 3 días; o 0,00776 a 0,01165mg (fosfato) por kg de peso corporal o 0,233 a 0,335mg (fosfato) por m2 de superficie corporal una vez al día. Otras indicaciones: IM, 27,76 a 166,65mg (0,02776 a 0,16665 mg) (fosfato) por kg de peso o 0,833 a 5mg (fosfato) por m2 de superficie corporal cada 12 a 24 horas.

Contraindicaciones

Excepto en circunstancias especiales este medicamento no debe usarse en presencia de los siguientes problemas médicos: para la inyección intraarticular: anterior a la artroplastía articular; trastornos de la coagulación sanguínea; fractura intraarticular; antecedentes o presencia de infección periarticular; osteoporosis yuxtaarticular no artrítica; articulación inestable. La relación riesgo-beneficio debe ser evaluada en los siguientes casos: sida o infección por HIV; anastomosis intestinal reciente; cardiopatía o insuficiencia cardíaca congestiva o hipertensión o disfunción o enfermedad renal grave; diabetes mellitus o predisposición a ella; colitis ulcerosa inespecífica con posible amenaza de perforación, abscesos u otras infecciones o diverticulitis o esofagitis, gastritis o úlcera péptica activa o latente; infecciones fúngicas sistémicas, glaucoma de ángulo abierto; disfunción o enfermedad hepática; Herpes simplexocular; lesiones herpéticas orales, hiperlipemia; hipertiroidismo; hipoalbuminemia o enfermedades que predispongan a ella incluyendo cirrosis hepática o síndrome nefrótico; hipotiroidismo; infecciones virales o bacterianas no controladas, sistémicas o en el lugar de la inyección local; intolerancia de dexametasona u otros corticosteroides; miastenia grave; osteoporosis; disfunción renal leve o moderada, o cálculos renales, lupus eritomatoso sistémico, tuberculosis: antecedentes, activa, pruebas cutáneas positivas o latente.

Reacciones Adversas

Requieren atención médica: incidencia menos frecuente: cataratas (visión borrosa o disminuida); diabetes mellitus (visión borrosa o disminuida, micción frecuente, aumento de la sed). Incidencia rara: reacción alérgica generalizada (rash cutáneo o urticaria); reacción alérgica local o infección en el lugar de la inyección local (enrojecimiento, hinchazón, dolor u otros signos de infección o de reacción alérgica); ceguera repentina; escozor, entumecimiento, dolor u hormigueo en el lugar de la inyección o cerca del mismo; perturbaciones psíquicas, como delirio (confusión, excitación o inquietud) desorientación, euforia (falsa ilusión de bienestar), alucinaciones (ver, oír o sentir cosas que no existen), episodios maníaco-depresivos (cambios rápidos y pronunciados del estado de ánimo), depresión mental o paranoia (falso sentido de la propia importancia o de ser maltratado). Con la administración intravenosa rápida de dosis elevadas (tratamiento "de choque"): anafilaxia generalizada (hinchazón en la cara, membranas nasales y párpados; urticaria; sensación de falta de aire; dificultad para respirar; opresión en el pecho; o sibilancias); enrojecimiento de la cara o mejillas; latidos cardíacos irregulares o palpitaciones; crisis convulsivas. Se producen principalmente durante el uso a largo plazo y requieren atención médica: acné u otros problemas cutáneos; necrosis avascular (dolor en la cadera o el hombro); síndrome de Cushing (rostro redondeado o cara de luna); edema (hinchazón de los pies o parte inferior de las piernas, aumento rápido de peso); desequilibrio endocrino (irregularidades en la menstruación); irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos); síndrome hipokalémico (latidos cardíacos irregulares, calambres o dolor muscular, debilidad o cansancio no habituales); osteoporosis o fracturas óseas: incluyendo las producidas por compresión vertebral y fracturas patológicas de los huesos largos (dolor en la espalda, costillas, brazos o piernas); pancreatitis (dolor o ardor continuo en el abdomen o el estómago, náuseas, vómitos); úlcera péptica o perforación intestinal (dolor o ardor continuo en el abdomen o el estómago; heces sanguinolentas o negras alquitranadas); cicatrices en el lugar de la inyección; miopatía esteroide (debilidad muscular); estrías; ruptura de tendones: con la inyección local; atrofia del tejido cutáneo o subcutáneo: con las inyecciones de depósito frecuentes (piel delgada y brillante; formación de hoyos o depresiones en la piel en el lugar de la inyección; hematomas no habituales, heridas que no cicatrizan. Requieren atención médica solamente si persisten o son molestos: incidencia más frecuente:aumento del apetito; indigestión; nerviosismo o inquietud; dificultad para dormir. Incidencia menos frecuente o rara: cambios en el color de la piel o hipopigmentación (oscurecimiento o aclaramiento del color de la piel); mareos o aturdimiento; rubor en la cara o mejillas; dolor de cabeza: después de la inyección intranasal; aumento del dolor articular: después de la inyección intraarticular; aumento de la sudoración; hemorragias nasales: después de la inyección intranasal; aumento anormal del crecimiento del pelo en el cuerpo o en la cara. Se producen principalmente después de suspender la medicación, indicando síndrome de deprivación de corticosteroide y necesidad de atención médica: síndrome de deprivación (dolor abdominal o de espalda, mareos, desmayos, febrícula, pérdida prolongada del apetito, dolor muscular o articular, náuseas, vómitos, sensación de falta de aire, dolores de cabeza inexplicables frecuentes o continuos, cansancio o debilidad no habituales, pérdida rápida de peso, reaparición de los síntomas de la patología tratada).

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play